Se atreven a seguir mis locos desmadres...

sábado, 22 de mayo de 2010

"Florecita" salió macho

Seleccionar el nombre del hijo en camino es una de las pesadillas de los embarazos. Todos opinan. Los machos y su parentela quieren "conservar el apellido" como si se tratara de ponerlo el refrigerador del tiempo. O, continuar en el linaje de los Miguel Ángel Primero, Miguel Ángel Segundo... Tercero y ya cuando van por el cuarto -o Quinto-, cambian a Miguel Antonio Primero... para que las iniciales fueran las mismas.

Cuando la madre se emperra en ser más "inclusiva" en los nombres de los y las, hijos e hijas... se forma la acángana. Cada abuela quiere participación igual. De hecho, de llamarse Sofía las dos abuelas, la bebé tendría que llamarse Sofía-Sofía. Apuesto a que le pasó a JoséJosé...

Y, ¿qué dicen de las creativas combinaciones de los nombres de papá + mamá? De moda en muchos países, es la pesadilla de los oficiales de los Registros Demográficos.

En el caso de "Mi Hijo Favorito de los Mayores", yo solucioné la polémica de forma "sabia": nadie opina. Nadie vomitó más que yo; nadie se chequeaba las estrías para ver por dónde se le rajaba la pipa. Así que ni abuelos, primos, vecinos... no consideraría ninguna sugerencia. Y punto. El apellido del padre de mis criaturas raro, corto y como salido de un planeta raro ya era obligatorio. De manera que decidí que el/la niñ@ llevaría un nombre en español con la mayor cantidad de letras y apodos. Tendría que tener un significado reconocido (quizás del santoral), y no provocar cacofonía.

El padre de la criatura, se atrevió a insinuarme -recién parida y todavía en el hospital- que el nombre del muchachito tendría una equis.

-"Como va a tener una equis si ya ese... ("ese", dije)... ese apellido tuyo tiene una equis. Lo que le falta es otra para que le digan Triple Equis"

-"Pero mi amor, es el mismo nombre... con sólo una equis", dijo con carita de perro de peluche y como si la primera opción hubiera tenido dos.

No volaron platos y ollas porque no había en el cuarto de hospital. Por supuesto, el niño se llama como yo dije. Sin equis.

Para el segundo muchachito se complicó la cosa. Los libros y "los que saben", dicen que hay que darle participación al hermano mayor, y yo, de idiota, caí en la trampa con lo del nombre. Ningún libro decía que un enano de + ó - 3.5 años tuviera vela en ese entierro. Pero bueno, metí las patas con el niño sin equis en el nombre.

El flamante casi-casi Hermano Mayor dijo con toda la seguridad del mundo que "el" bebé se llamaría "Florecita". Me apreté los labios y miré a mi esposo implorando ayuda con señas. Pero él -con su memoria de elefante- se volteó para que yo no viera la sonrisa de la venganza.

"Ay Gran Poder... no tengo idea de cómo salir de ésta", pensé a gritos.

-"Pero mi amor, ¿y si es nene?", le pregunté al enano en tono azucadado.

-"Pues 'Florecita', pero se le puede decir 'Florecito' ", me dijo con aquellos ojitos que yo besaba al acostar.

Chapulín Colorado... Carmen San Diego, Where Is Waldo? Quien sea... el auxiliador en estos casos... clamé en silencio mirando el techo. No recuerdo cómo salí del aprieto tan apretado de ese instante. Creo que una amnesia selectiva se llevó esos minutos. Lo que sí hice fue correr al ginecólogo para pedirle que me ayudara a conocer el sexo del que hoy es "Mi Hijo Favorito de los Menores".

Cuando me dijeron que era macho, respiré con alivio. Al fin de cuentas, era más fácil hacerle pensar que seleccionaba dos nombres de varón para un varón en vez... quizás tomando como ejemplo los nombres de sus amigos y vecinitos. De entre todos los nenes encontraría dos nombres de varón lindos, largos, en español y sin cacofonía.

Dos. ¿Nunca dije mis hijos llevarían doble nombre? Ya lo dije. Esa era otra de mis exigencias deMadre.

(La foto de la florecita... es de la Web)

6 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

YO TAMBIÉN TENGO DOS FLORECITAS MACHO, UNO DE 35, Y OTRO 23, QUE VENDRÍAN A SER SOFIA Y CELINA.
SON DOS POTROS¡¡¡
QUE ME HAN DADO TRES NIETOS.
UN ABRAZO QUERIDA AMIGA.

Cassiopeia dijo...

Abuela Frescotona, los hijos (y nietos) SON una bendición no importa el color de la sabanilla en la que llegan envueltos... que si azul, que si rosada, no importa.

Besos

Mayo dijo...

Jajajajaaaaa.
Qué divertidas experiencias...verdad? Así se pasa una con los hijos. En mi caso tampoco quise poner nombre de familia porque la de uno u otro lado se pondrían celosos (además que siempre ha habido pequeños roces). Ahhhhh! pero eso sí, tb exigí que sean nombres entendibles y nada de cosas raras demasiado extranjeras...así nacio mi FIORELLA ALEXANDRA!
Besos. Muy buena historia.

..NaNy.. dijo...

Hola yo tengo un clvel y una rosa, El clavel Michel de 30 y la rosa Gemma de 24 son mis tesoros. Precioso escrito

Cassiopeia dijo...

Jajaja, Mayo!!
Se te dio una "florecita"!
Felicidades!

Cassiopeia dijo...

Qué alegrón, NaNy!!!

Yo no cambio a mis dos soles, a mis dos girasoles.

Cómo llegaste a esos nombres?