Se atreven a seguir mis locos desmadres...

jueves, 8 de julio de 2010

"Bebé, ¿cuánto es cero más cinco?"

Garantizado: nunca te aburres con un bebé si tiene un hermano mayor que lo adore. Y si es un muchachito consentidor, que protege al hermanito y “le sigue la vuelta” para hacer que se ría, mejor aún. Tienes la vida resuelta hasta que entren a la etapa de las peleas. Ese fue nuestro caso durante el primer ciclo de “hermano mayor”, de mi Hijo Favorito de los Mayores.

Inspeccionaba que el pañal no estuviera húmedo; que el bebé estuviera cómodo, que tomara mucha agua durante los días de calor y que se viera feliz. Cuando no se veía feliz, el hermano mayor se encargaba de hacerle cosquillas y cucas monas hasta el fastidio.

Para que su hermanito “no sufriera”, el mayor le traducía los deseos: “A” significaba agua; “E”, significaba leche, y “U”, jugo. El bebé no tenía necesidad de hablar, y no habló. Entonces, los ataques de histeria de la Mamá Gallina, que soy yo, incluyeron la posibilidad de llevar al bebito a una terapia del habla. Aparentemente la palabra terapia –asociada a las “terapias respiratorias” de los amiguitos del Montessori- le causaron una gran preocupación hermano mayor.

- "¡No, Máma! El bebé no habla mucho, pero sabe matemáticas”, dijo, haciendo uso de una extraordinaria destreza de defensor.

- "Que ¿cómo?", le pregunté sospechando un truco.

No tuve mucho tiempo para pensar porque me haló por la ropa hasta llegar a donde su hermanito jugaba ajeno a la seria situación. El mayor se sentó en el piso con él y le preguntó:

- "Bebé, ¿cuánto es cero más cinco?"

- "¡Chinco!"

- "¿Y doce menos seis?"

- "¡Chéich!"

- "¿Y cero más ocho?"

- "¡Chócho!"

- "¿Ves, Máma? ¡El bebé va a hablar pronto! ¡Ya sabe matemáticas!"

- "¡Máticash!"

Ese día supimos que el hermano mayor había descubierto que el bebé repetía el final de las frases que sólo su hermano mayor le preguntaba pegándole la cabeza: frente con frente, nariz con nariz… ya fuera limpia, o mocosa… El bebé repetía lo que su traductor /defensor lo hacía repetir mediante la intimidación.

Hoy día el mayor estudia Derecho y el menor Finanzas. Y hasta hoy que lo cuento, no se me había ocurrido que ese pudo haber sido el primer indicio de lo que serían sus respectivas vocaciones. "¡Onech!"

(Ilustración, del Web. ¡"Guebch!")

12 comentarios:

Margarita dijo...

genial!!! me encantó!!!
beso

Daiana Galeano dijo...

Qué hermoso! recreas en mi mente la escena perfecta... Me recuerda a mí cuando por primera vez asumí el rol de "hermana mayor" siempre era yo la más pequeña hasta que luego de 10 años llegó la enana más enana... Un abrazo cobertor mi querida Cassio... una vez más, hermoso!

Rita dijo...

Que requetebueno!!! y que memoria tienes para recordar anécdotas......
Así nos las puedes contar
besitos

Canoso dijo...

Me sigo riendo, ¡sabe matemáticas! je je que ocurrencia, el peque decía lo que fuera pro su hermano-traductor je je

AnTo dijo...

Me enternece cada uno de tus relatos! encontrás las palabras perfectas para hilar la historia...

Besitos de una noMadre que quiere ser Madre pronto =)

Cassiopeia dijo...

Margarita.., son geniales los enanos!

Besos

Cassiopeia dijo...

Cierto Daiana!
Olvidé que eres LA Mayor! Como yo!
Besos

Cassiopeia dijo...

Rita, son tantos los recuerdos! Tengo que incluirlos para que los nietos de mi esposo se diviertan.
Besos

Cassiopeia dijo...

Canoso, y pensar que aquellos enanos ahora salen juntos a darse las cervezas, mojito, pisco, cuba libre... etc!

Un abrazote

Cassiopeia dijo...

AnTo, hablemos claro... cuando te veas en el escenario... sabrás que no es tal lindo como parece...jajaja

Besos

Soñadora dijo...

Ay Cassio, como disfruto de venir a leerte! Sólo tú tienes esa gracias para contar las historias! Estoy segura que los nietos de tu esposo las disfrutarán mucho!!! (seguiré poniéndome al día).
Besitos,

Cassiopeia dijo...

Soñadora, tú crees? Ay Cristo Redentor!! Me traes luz!!!
Creo que debo poner un traductor en la casita por si mis hijos se empatan con una turca!

Upsi... con esa frase ya tengo un post nuevo...

Me lo recuerdas?
Ando con Alzheimer prematuro...