Se atreven a seguir mis locos desmadres...

viernes, 23 de julio de 2010

¡Felicidades!, ya eres Hermano Mayor

Estoy segura de que cuando nace el primer hermanito debe ser “un golpe de estado emocional ” para un enano de 4.5 años. Yo no sé cómo sobreviví el trauma cuando nació el primero de mis 5 hermanos. Pero cuando nos tocó el papel de ser padres de un segundogénito, asumí -muy en serio-las riendas de una planificación estratégica anti posible trauma.

¡Había escuchado tantos cuentos de horror! El 11 de diciembre de 1989 enviamos un regalo especial a Mi Hijo Favorito de los Mayores al Montessori Rosado (no por el color, y sí por el apellido de Maestra Glenda).

Habíamos planificado para que la vecina dueña de una floristería, le llevara a la escuelita una canasta repleta de “cosas de nene grande” : libros apropiados para “niños mayores”; un juego de sábanas de Batman, dos imanes; una lupa, una colección de canicas “raras”, piedras semi preciosas, un lápiz hecho con la rama de un árbol, un chupete (para callar al hermano) y un perrito de peluche con orejas largas y anchas y expresión triste. El perrito estaba dentro de un enorme globo azul. Fué bautizado como Kékum aunque que nunca supimos cómo entró al globo. La canasta, que parecía mágica, incluía una caja de legos “de nene grande”, y una nota con las instrucciones y razones de cada regalo.

Cuando el Hermano Mayor llegara a la casa con la abuela Isabel encontraría la habitación transformada con cama de nene grande. Escritorio y tablillero sustituyeron la mesa de cambiar culeros y el sillón del “duérmete bebé". El Hermano Mayor no sintió que la arrebataran sus pertenencias porque ya estaba advertido que eran innecesarias para él. Le habíamos explicado que durante los primeros días el bebé chupaba teta, lloraba, gritaba, cagaba, orinaba, vomitaba y dormía. Que él había hecho lo mismo, y que no tenía que mirarlo con la lupa, que era cuestión de paciencia.

Habíamos comprado “regalitos” de nene grande para que los visitantes que le traían regalos al bebé lo felicitaran. Tan bien se sintió Mi Hijo Favorito de los Mayores, que cuando llegó Mi Hijo Favorito de los Menores se sinceró frente a todos: “Es más divertido ser hermano mayor que bebé. ¿A mí me fue igual de aburrido por no tener hermano mayor?

Años después supo que no era tan divertido...

4 comentarios:

Rita dijo...

Que inteligentes fueron esos papás, yo no lo hice tan bien y.........así me fue, que torpes somos a veces las mamás jovencitas
un besote y feliz fin de semana

Cassiopeia dijo...

Rita, no te afanes. Puedes empezar de nuevo (sorry... ya sé, chiste de mal gusto).

Estos cagones no vienen con manual de instrucciones... y si lo trajeran, sería obsoleto tan pronto arriban, porque MIRA QUE SON CAPRICHOSOS!!!!!!

Daiana Galeano dijo...

te das cuenta cómo voy aprendiendo trucos deMadre?? :) la pregunta del hermano mayor me robó una carcajada...qué pequeño inteligente!!
Es hermoso todo lo que cuentas...
Cariños siempre Cassio,un abrazo cobertor!
Daia

Soñadora dijo...

Jajaja, muy inteligente el comentario del afortunado hermano mayor, que por lo visto no sufrió trauma con el nacimiento del pequeño.
Besitos,