Se atreven a seguir mis locos desmadres...

sábado, 7 de mayo de 2011

De cómo me regalaban rosas de mi propio jardín y todavía me hago la boba

Abre el telón: una joven madre con extrema agilidad, en pantalones cortísimos -con el cabello largo, pero atado en un moño en la nuca- siembra 8 plantas de rosas de distintos colores cerca de la puerta ventanada de la cocina con el propósito de disfrutar un anticipado espectáculo de olor y color. Cierra el telón.

Abre el telón: la joven madre en pantalones cortos detrás de delantal -con el cabello largo, atado en una cola de caballo- cocina, hornea y alimenta a una familia… siempre pendiente del desarrollo de su rosal. Cada 15 días abona las plantitas con la formula especial y según lee el potecito plástico de abono. Cierra el telón.

Abre el telón: la joven madre, con falda y chaqueta tipo sastre, boquita pintada y pelo recien salido del beauty, descubre cómo los capullitos crecían y se convertía en flor. Emocionada sale a trabajar. Sabe que en 24 horas las rosas estarán abiertas como platos. Cierra el telón.

Abre el telón: la joven madre en pijamas, se prepara para tomar el desayuno y disfrutar de flores vivas. Y, ¡plop! Descubre que han desaparecido varias de las que serían su premio de la naturaleza. Cierra el telón.

Abre el telón: el Hijo Favorito de los Menores le entrega a la joven madre tres rosas de distintos colores recién cortadas. La joven madre, despeinada, se hace la sorprendida… -pero genuinamente feliz- recibe las flores mal cortadas y con menos pétalos de los que tenían originalmente las rosas de su propio rosal. Obvio que un duende sin destrezas luchó contra las espinas con una tímida tijera de cortar papeles. Todavía no era Día de Madres. Es que ni las rosas... ni el corazón de los hijos saben de calendarios. Cierra el telón.

(Foto, del Web. Ya no quedan ni rosales ni enanos en casa)

9 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

El cariño con que fueron cortadas aquellas rosas para ofrecerlas a su madre hace que la hitoria tome fuerza de amor. De amor maravilloso.

Feliz domingo para todos.

Canoso dijo...

la inocencia a veces es el mejor regalo, no crees?

Besos

Mariposa... dijo...

Querida Cassio.

Finalmente es un detalle...

Besos.

Cassiopeia dijo...

Capu, de un amor infinitamente correspondido, como el que estoy segura que conoces.
Besos

Cassiopeia dijo...

Mariposa... y que lindo detalle, aunque para la edad que tenia -entre 5 y 7...- creo que fue muy ingenioso.
Besotes!

Soñadora dijo...

Eso se llama Amor¡ Te contaré querida que yo quedé encantada con mi día de la madre, pues mi hija mayor me regaló dos entradas para ir juntas al teatro, y mi pequeño me llamó desde la lejana Alemania y para no perder sus buenas costumbres me cantó la canción que me viene cantando año a año desde que iba al nido¡ Somos afortunadas amiga¡
Besotes,

Cassiopeia dijo...

Soñadora, ¡somos millonarias de amor!
Yo sorprendí a mi familia una vez más: pedí comer fuera... y ERA FUERA DE LA CASA!
Vestida y maquillada... ya me animo y te hago la historia...
Besos

Cassiopeia dijo...

Canoso querido, el mejor regalo por ser puro y genuino.
Besos

Cassiopeia dijo...

Soñadora, ¡somos millonarias de amor!
Yo sorprendí a mi familia una vez más: pedí comer fuera... y ERA FUERA DE LA CASA!
Vestida y maquillada... pedí ir al patio! Ya me animo y te hago la historia...
Besos