Se atreven a seguir mis locos desmadres...

jueves, 27 de enero de 2011

¡Qué suerte tuvieron, huevones... que su madre no es china!

Mi Hijo Favorito de los Menores me “sorprendió” ayer al comentarme “casualmente” que las madres chinas eran “las mejores del mundo” según un artículo que había leído en The Wall Street Journal.

“¡¿Anjaaaa…?! ¿Y por qué, Mi’jito? ¿Por qué las madres chinas son las mejores?”, le pregunté disimulando lo mejor que pude la ira inmediata que me provocó el comentario.

¡No me había llamado en todo el día, y cuando lo hace, ¡me espepita lo de las chinas! ¿A mí? ¡A la misma que se esforzó con su padre para asegurarse que, con muchas horas de práctica, las orejitas les quedaran bonitas! ¿A la que se le quebró la espalda a nombre de las bendiciones de la lactancia en los recién nacidos?. Naaaaa… esto no podía ser…

“Mira Mama, lo que pasa es que ellas no permiten que sus hijos usen video-juegos, y los obligan a estudiar un instrumento tres horas al día para que sean personas exitosas”, me contestó el ya ex “enano-lindo- de-mami”.

Me entraron ganas de arrancarle cada pelo de su cuerpo -que a los 21, en pleno ataque testosteronil- son abundantes. Pero la distancia, acentuada entre sus latitudes nevadas y las soleadas mias… no me lo permitieron. Quise “hacerme La Sueca”, pero no pude... era china... o nada. ¿Habrán escuchado los cuentos de las chinas que mataban las hijas hembras? ¿O eran las espartanas?

En estos momentos no importa lo que piensen porque no tengo remedio. Ya mis hijos crecieron y en su momento, hice todo lo contrario a las chinas. Al enano le permití tocar trompeta, sin usar cronómetro ni látigo. Nunca lo obligué a practicar tres horas diarias de piano ni violín. Su hermano mayor quiso tocar cuatro; tampoco intervine.

No los obligué a estudiar. Me encargué de que aprendieran a estudiar solos y que hicieran sus tareas. Mi casa siempre estuvo llena de muchachería. En casa dormían todos los invitados suyos. Mis hijos también hacían “camping” en otras casas, donde se veía tele y se jugaban videojueos. Mis chicos seleccionaron las actividades extracurriculares y nunca les exigí ser “la primer nota de la clase”.

Decidí ignorar los reclamos de Mi Hijo Favorito de los Menores cuando recordé que el enano reclamante, no solo participó de juegos colectivos, sino que además obligó al padre a que fuera el dirigente del equipo de baloncesto.

Cualquier petición adicional… que reencarne en la China… o en facsímiles razonables.... cualquier Chinatown… porque yo volvería a hacer lo que hice. Eso sí… de hoy en adelante… ni sopas wong ton, ni egg rolls. Sepan los nietos de mi esposo que no apoyo esa crianza...a menos que sus madres sean chinas...

Decálogo de la educación perfecta (a lo chino...):

1. No invitar a amigos a casa ni ir a sus casas a jugar
2. No dormir fuera de casa
3. No ver la televisión ni jugar con los videojuegos
4. No permitir a los hijos elegir las actividades extra-escolares que quieran practicar
5. No permitir que consigan una nota más baja del sobresaliente
6. No dejarles participar en juegos colectivos durante horas con otros niños
7. No permitirles participar en una obra de teatro del colegio
8. No tolerar sus protestas por no estar en una obra de teatro del colegio
9. No dejarles tocar otro instrumento que no sean el violín o el piano
10. Incitarles a ser el número uno en todas las asignaturas, excepto en teatro y gimnasia.

(Foto, de la Web; Multimedia de The Wall Street Journal)

6 comentarios:

Blanca dijo...

Hola Casiopeia adorada,jajajaja, que buen post, ( así les dicen, ya se me pegó, yo les digo ' entradas')
Vine volando, porque yo soy china, segunda generación, jajaja, si, las pobrecitas paisanas son las que mataban a sus hijas, porque ya sabemos, no les convenían, :´(
Pero, si, que nos presuman a otra madrecita como de mejor metodo que una, eso si que no, mira que hijos,
Un abrazo amiga. Felices días.
Casio...¿ te conté que entré a REiki? tomé primer nivel. A tus órdenes.

Cuetzpallin dijo...

Jojojo... yo no quiero una madre china.. ya me habria suicidado!!

Cassiopeia dijo...

Blanca!
Amiga!
Sí que eres única!
Mis amigas Chino-peruanas, chino-dominicanas, chino-boricuas, chinas/mex y chinas chinisimas todavía no han opinado...
Le abrimos las compuertas?
Dale.

Gracias Blanquita por tu ofrecimiento. Es un honor recibir tu calorcito.

Cassiopeia dijo...

Cuetz... yo tampoco la hubiera querido, pero considerado la concentración demográfica que representan los chinos... parece que no es tan negativa.

Habría que preguntarle a los hoy famosos pianistas y violinistas chinos, como se sienten, y si resienten... AUNQUE entiendo que si son famosos HOY, no había Mario Brothers en SU infancia!!!

Besos!

Mariana dijo...

Tia Carmen!
Tenho a certeza que o Manuel sabe que as melhores mães do Mundo não estão na China mas sim em Porto Rico, e que têm, em vez de olhos em bico, sangue latino!
Beijinhos,
Mariana

Cassiopeia dijo...

Jajaja!
Mariana eu tenho a certeza que não vou mencionar de novo ... não no amor com uma china!
Beijinhos!